Es el camino directo, para conocernos, para la práctica de la meditación, y de contactar con nuestra esencia interna, y contactar con el momento presente, el aquí y ahora.

Todo ello nos permite un mayor conocimiento, el aceptarnos tal como somos, y poder liberarnos del sufrimiento. Mediante el aquí y ahora, y el despego de nuestros pensamientos y de nuestros miedos y fantasmas.

La práctica de zazen es el secreto del Zen

Zazen es difícil, lo sé. Pero practicado cotidianamente es muy efectivo para la ampliación de la conciencia y el desarrollo de la intuición. Zazen no solamente genera una gran energía, también es la postura del despertar.

Durante la práctica no hay que intentar lograr lo que sea. Sin objeto, es únicamente concentración en la postura, la respiración y la actitud del espíritu.

Maestro Taisen Deshimaru

La meditación es una práctica milenaria, que nos permite mediante su práctica contactar con nosotros mismos.

La postura y la actitud de espíritu, es lo que nos permite una conexión con el aquí y ahora, con el presente.

Todo surge de la postura y de la respiración, que nos permite desapegarnos de nuestros pensamientos, fantasías y elementos imaginarios que pueblan nuestra mente. Sentados en zazen, dejamos que las imágenes, los pensamientos, las construcciones mentales, los miedos, los fantasmas que surgen del inconsciente, pasen como nubes por el cielo – desapegándonos de ellos, sin oponerse ni agarrarse a ellos. Como los reflejos en un espejo, las emanaciones del subconsciente pasan y pasan otra vez y terminan por desvanecerse.

Y llegamos al inconsciente profundo, sin pensamiento, más allá de todos los pensamientos (hishiryo), verdadera pureza.

La postura es el zazen, el inicio de la meditación. Mediante la meditación logramos contactar con el cuerpo, en el momento presente, dándonos cuenta de quienes somos realmente, y de lo que somos. Todo ello genera, una mayor armonía y serenidad.

El zen es muy simple, y al mismo tiempo bastante difícil de comprender.
Es cuestión de esfuerzo y de repetición, como la vida.

Simplemente sentado, sin objeto ni espíritu de provecho, si su postura, su respiración y la actitud de su espíritu están en armonía, entienden el verdadero zen, perciben la naturaleza de Buda.

Taizen Deshimaru.