Para ello lo más importante es la posición.

Puede ser sentado con la piernas cruzadas, semi-cruzadas o simplemente cruzadas,

con un zafú o cojín, para mantener la columna recta, y de esta manera con las manos unidad en forma de arco, se permite disminuir la acción del pensamiento, y con la respiración, destensar todos los músculos del cuerpo.

Con la práctica se comienza a descubrir las tensiones, sus causas y se descubre como relajarse.

Beneficios para la salud

Con la disminución de la tensión, disminuye la sustancia denominada “Cortisol”, mejorando todos los parametros de salud. Al disminuir la tensión, sus causas, y sobre todo la forma diferente de la persona de reaccionar ante las situaciones de estrés.

  • Disminuye la presión arterial.

  • Aumenta el flujo pulmonar.

  • Disminuye la ansiedad y la depresión.

    • Disminuye niveles de lactato y cortisol.

    • Disminuye los radicales libres.

Estamos aquí sólo un instante: llénalo de felicidad, armonía, tranquilidad y alegría.

Meditar, hacer zazen, es como hacer un viaje por mar. Hay días de calma, y otros días de intensa tempestad y borrasca; simplemente hay que mantenerse en la postura, y dejar que aparezca nuevamente la calma.

La meditación nos permite acceder a una tranquilidad, que nos da apertura a la presencia humana; nos volvemos más humanos, comprensibles, accediendo con ello a la serenidad y con el tiempo a la sabiduría.

 

“Ni tus peores enemigos, pueden hacerte tanto daño, como tus propios pensamientos.”

         Buda.